Hotel Vidago Palace

Palace Hotel, que te ofrece sus instalaciones de Spa Termal para que sientas, en tu propio cuerpo y mente, el significado de la palabra ‘lujo’.

En 1863 se conoció la existencia de estas aguas y se realizó el primer análisis de las mismas siendo dos años después cuando pasaron a ser propiedad del ayuntamiento de Chaves. En 1873 es la Compañía de Aguas de Vidago quien se hace cargo de la explotación, decidiendo crear una estancia termal y levantando el Gran Hotel que no se terminaría hasta 1910.

El nuevo Vidago Palace es una leyenda que renace después de ser considerado durante mucho tiempo un balneario digno de admiración por la élite de la época, debido a las aguas minerales de Vidago de las que gozaba. Inaugurado en 1910, Vidago Palace fue creado para ofrecer a sus clientes más exigentes habitaciones e instalaciones dignas de un rey. Cien años más tarde, después de una amplia restauración y renovación, el nuevo y redecorado Vidago Palace invita a los viajeros de hoy ser cautivados por el encanto de la Belle Epoque que conserva en su esencia, su campo de golf, el spa con técnicas de última generación y otros servicios del hotel propios de un cinco estrellas. Los parques y otros pequeños hoteles de época le dan a Vidago un aire nostálgico que invita al descanso y al ocio.

El agua de Vidago ha sido embotellada desde 1886 pero todavía tenemos la oportunidad de poderla degustar directamente desde su nacimiento, de forma altamente concentrada y con gas natural, de una de las cuatro fuentes que alcanzan la superficie en el parque de los alrededores Vidago Palace. La composición química del agua es ligeramente diferente en cada fuente (cada una de ellas ubicada en uno de los pabellones de la Belle Epoque que se encuentran en el recinto), pero todas comparten un alto contenido en minerales - especialmente hierro - con propiedades terapéuticas. Generaciones atrás, los médicos recomendaban fuentes específicas de donde beber agua, de manera que a su vez fomentaban a los pacientes a ir a por ella, animando así a recorrer los senderos que llevaban de una fuente a otra en los distintos pabellones. Estas aguas proceden de cuatro manantiales y son hipersalinas, frías, bicarbonatado-sódicas y alcalinas con aportaciones de arsénico, hierro y fluor . Las indicaciones terapéuticas son similares a las de las Caldas de Chaves, incorporando en la actualidad ambos establecimientos, tratamientos fisioterápicos por rayos ultravioleta o por ultrasonidos. Estas aguas de carácter digestivo y muy mineralizadas, también se envasan bajo las marcas Campilho y Vidago.

http://www.vidagopalace.com