Arqueología y restos antiguos en Ourense y Portugal... Vive la Experiencia Visit Chaves Verin

Castro da Curalha de Chaves

De tiempos prehistóricos, el entorno de Chaves ofrece numerosas muestras de arte rupestre como los petroglifos de Castelo de Mau Vizinho, en Cimo de Vila da Castanheira, de Outeiro Machado en Valdanta, de Sanjurge, de Mairos y otros. De la época castreña destacan los castros de Curalha, Bustelo, Loivos, Mairos, Nogueira y Oura. De la época romana existen vestigios de calzadas y puentes como el de São Lourenço y Arcossó o represas de agua como la de Abobeleira. Villas como la de la Granjinha aportarían también numerosos materiales y un ara votiva, depositados en el Museo de la Región Flaviense.

Termas Romanas de Chaves

La existencia de manantiales termales fue la razón principal por la que los romanos establecieron en Chaves un importante punto de parada de la ruta de Braga - Astorga, que más tarde se convirtió en una ciudad de pleno derecho, a la que le dieron el nombre alusivo Aquae Flaviae. Como los romanos atribuyeron las propiedades curativas del agua a la intervención de los dioses, estos complejos termales eran también santuarios a los que las personas acudían de diversos lugares para la curación y el culto a las divinidades asociadas, por lo general, con las ninfas, como fue el caso de Chaves, certificado por evidencias epigráficas, o en otros casos, a Minerva, Esculapio o Salus.

Las termas romanas de Chaves, descubiertas en 2006, están ubicadas en el Largo do Arrabalde. Las excavaciones arqueológicas han terminado en octubre de 2008 y los vestigios son ahora el objectivo de un proyecto para la creación de un museo. Se trata de un complejo termal, que cubre toda la zona central de la plaza y está en muy buenas condiciones. Este complejo termal consistía en una gran piscina central, alimentado por dos manantiales termales y una segunda piscina que todavía está parcialmente oculta, alrededor de las cuales se organizaron salas dedicadas a los diversos tratamientos mencionados por los autores clásicos: baños de inmersión individuales, baños de agua por aspersión, tratamientos de vapor y masajes.

Este fue también un espacio dedicado a la convivencia y al ocio, como lo demuestra el hallazgo de un raro juego de torres con sus respectivos datos, encontrados durante las excavaciones arqueológicas. El edificio fue utilizado hasta final del siglo IV dC, cuando un deslizamiento de la cúpula de la cubierta sepultó a las personas que usaban la piscina. Después del derrumbe, las posteriores inundaciones del Támega se encargaron de cubrir los vestigios con sucesivas capas de arena y limo, borrando la memoria de la existencia de un importante edificio público romano. Desde la Edad Media existía sobre él un barrio peri-urbano con jardines (de ahí el nombre del barrio) y en el siglo XVI, se sabe que los manantiales ya eran utilizados, a lo largo de la ribera del Rivelas.

Verín

Por su antigua fisonomía lacustre, el valle no es pródigo en yacimientos de mucha antigüedad, destacando el hallazgo del asentamiento de la Edad del Bronce de Ábedes. Del periodo megalítico destacan los petroglifos o insculturas rupestres de Ábedes (Fraga dos Lobos, San Antón y Reimóndez), de Feces de Abaixo y del Penedo da Moura en Tamaguelos. De la época castreño-galaica se conservan los topónimos Tamagos y Tamaguelos localizándose en el ámbito verinense los castros O Circo y A Moreiroá en Mandín, el de la Cruz en Tamaguelos y el de la Baixada dos Mouros en Cabreiroá.

La romanización aportó, además de numerosos antropónimos (Verín, Mandín, Ábedes, Cabreiroá, Mourazos y Queizás) restos de construcciones como las villae de Ábedes, Mourazos, Cabreiroá y Verín donde también se localizaron restos de unos establecimientos comerciales de la época. Entre los hallazgos, destacan los molinos de mano, los ladrillos, tégulas e ímbrices y las columnas, basas y fustes. Pero de entre todos ellos destaca la aparición de un grupo escultórico, representando al dios Dionisos y el sátiro Ampelos, hallado en Mourazos y conservado actualmente en el Museo Arqueológico de Ourense. Los hallazgos de monedas corresponden a la época del emperador Augusto, localizándose también estelas funerarias y aras como la de la iglesia de la Misericordia en Verín, la de la iglesia de Queizás y la de la rectoral de Vilamaior. Puentes como el de Feces de Abaixo y diversos miliarios nos suministraron en su epigrafía datos sobre las vías romanas del Valle. Los de Tamaguelos, Tamagos, Quinta del Perú y el del molino de Vilela pertenecía al trazado Aquae Flaviae – Salientibus. Otros miliarios hallados en Oimbra indican un trazado de otra vía paralela al Támega. Los miliarios de San Lázaro y de Pazos, estos de la época de Claudio II, pertenecerían a una vía Bragança – Tamacani – Límice.