Castillos y Fortificaciones en Ourense y Portugal. Vive la Experiencia Visit Chaves Verin

Castillo de Monterrei

Desde Verin por la N-525 en dirección Ourense, una vez pasado el puente sobre el río Támega y la Casa del escudo, podemos continuar nuestra ruta caminando por el camino real, camino de Santiago por el que llegaremos a una de las fortalezas más impresionantes de Galicia. Otra opcion es continuar en coche por la N-525, un desvio a la derecha nos llevará hasta el Castillo y Parador de Turismo.

 El castillo tiene un triple recinto amurallado, formando todo un conjunto de evidente interés. Este palacio fue construido en el siglo XVI y comienzos del XVII. Al otro lado de la plaza, los primeros Condes de Monterrei, alzaron la torre del Homenaje, de base cuadrada y rematada por una cornisa sostenida por ménsulas. Todas las piedras del recinto del castillo están grabadas con marcas de cantero. La Torre del Homenaje de proporciones considerables, posee una altura de 22,50 metros. La llamada Torre de las Damas (Siglo XIV) es de proporciones más reducidas y contigua al palacio. En esta descansa la galería de columnas con piedras de armas en las enjutas. El palacio de los Condes, de estilo renacentista, con grandes galerías de arcos rebajados; las columnas de dicha galería llevan un escudo distinto cada una de ellas. De lunes a domingo de 10 .30  a 19.00h.

Restos de las Murallas de Verín
Con el comienzo de la guerra con Portugal en 1640 se inicia la construcción de una muralla de más de dos kilómetros para que rodease la villa verinense. Inicialmente se destinaron 100.000 ducados a la obra y su fin era la seguridad y protección de la población de los inesperados ataques portugueses por la planicie del valle. El muro fue construido siguiendo las técnicas poliorcéticas de la época, apuradas por las nuevas armas de fuego y las estrategias militares. Sin embargo, su escasa altura y solidez no convencían a los vecinos pues en caso de ataque con artillería, se refugiaban en Monterrey o en los montes próximos. El lienzo de muralla que podemos ver hoy pertenecía a un bastión que defendía el puente y el denominado camino del valle. Para paliar los gastos de la guerra en la comarca, el rey ordenó a mediados del siglo XIX la subasta en lotes de la piedra de sus muros.

Castillo medieval de Chaves
Levantado sobre un posible castro y fortificación romana posterior, este castillo vivió una vida pareja a la de Chaves. Actualmente conserva aún la Torre de Homenaje y restos de las murallas que circundaban la antigua ciudadela. Fue arrasado varias veces, durante las invasiones germánicas y árabes, y reconstruido posteriormente en tiempos de Alfonso III El Magno, rey de León y de Sancho I de Portugal. Una de las últimas reconstrucciones, en 1346, se le atribuye al rey D. Dinis. Este castillo tuvo un papel importante en la crisis dinástica de 1383 durante la que apoyó la línea legitimista. Tomado por el Maestre de Avis, la plaza le fue donada a Nuno Álvares Pereira, caballero que se había distinguido en su conquista. Este se lo dio en dote a su hija doña Beatriz quien junto con su marido don Alfonso, primer duque de Bragança, residieron durante muchos años en el palacio anexo a la torre que mandaran construir como residencia. En las guerras de Restauración y durante las invasiones francesas fueron reconstruidas las murallas cuyos restos se pueden ver en la actualidad. Junta con los fuertes de San Francisco y San Neutel fue declarado monumento nacional el 22 de marzo de 1938 y desde 1978 acoge entre sus gruesos muros un Museo Militar, dependiente de la Red de Museos de Chaves. En sus diferentes alturas, el museo ofrece una amplia oferta de información y utensilios militares a través de los que se hace un repaso a las gestas y hazañas de los regimientos flavienses a lo largo de su historia. Desde sus jardines y murallas se divisa una hermosa vista de la Veiga del Támega y las montañas.

Fortificación de São Francisco (Chaves)
Fue levantado con piedra granítica entre 1658 y 1662 sobre la colina da Pedisqueira, ocupada desde antiguo por el convento de San Francisco (1635) que fue primero nombrado de San João da Veiga bajo administración de los Templarios hasta 1310. Los duques de Bragança fueron los primeros patronos de este establecimiento. La evolución de las armas de fuego y las nuevas estrategias militares obligaron a la creación de este nuevo recinto para proteger la ciudad, rodeada hasta entonces por las obsoletas murallas medievales. El recinto fue construido en estrella de cuatro puntas por don Rodrigo de Castro, conde de Mesquitela, siguiendo el sistema Vauban. De aquí, fueron desalojadas las tropas francesas en 1909 y liberada la ciudad de Chaves. Luego fue alojamiento del Batallón de Cazadores 10 hasta los años setenta y hoy, además de la iglesia de San Francisco, acoge un hotel.

Fortificación de São Neutel (Chaves)
Dos años después de la terminación del fuerte de San Francisco (1664), el general Andrade e Sousa inicia al norte de la ciudad la construcción de este nuevo fuerte, aislado del sistema defensivo de Chaves. Igualmente inspirado en las técnicas poliorcéticas de la época, su estructura es semejante a la del anterior, sirviendo como defensa avanzada de la ciudad ante los ataques españoles. En su interior está la capilla de Nuestra Señora das Brotas con celebración de romería anual, estando en uso militar hasta hace poco tiempo y siendo lugar de acogida de numerosos refugiados de la guerra civil española.

Castillo de Monforte (Águas Frias, Chaves)
Se ubica en lo que fue el antiguo ayuntamiento de Monforte de Rio Libre y se construyó sobre un castro en el siglo XII. Destruido durante las guerras con los leoneses fue reedificado por Afonso III quien concedió a la población amurallada una carta de foro que la transformaba en villa. Perteneció al señoría del príncipe D. Francisco hermano del rey João V. El castillo fue abandonado en 1853 al extinguirse el ayuntamiento.

Castillo de Santo Estêvão (Santo Estêvão, Chaves)
El castillo de Santo Estêvão se ubica en la parroquia del mismo nombre y conserva una torre defensiva almenada con aberturas al exterior y que junto con la torre de la iglesia de la misma villa constituían un complejo defensivo del valle. La población de Santo Estêvão recibió en 1258 carta de foro de Afonso III suponiéndose que la torre fue edificada en tiempos de Sancho I. La torre fue declarada monumento nacional en 1939.

Vídeo