Puentes Antiguos en Ourense y Portugal... Vive la Experiencia Visit Chaves Verin

 Puente romano (Chaves)
Conocido también como Puente de Trajano, fue construido entremedio de los siglos I y II d. C. alcanzando una longitud de 150 m. sobre el Támega. Durante años sufrió modificaciones y construcciones diversas alteraron su antigua fisonomía. Actualmente cuenta con doce arcadas y sobre el, a ambos lados, fueron ubicadas dos columnas conmemorativas de su construcción que aluden al emperador y a los pueblos flavienses que participaron en su construcción. La primera, traducida, dice: “Imperando César Nerva Trajano Augusto Germánico Dacico, pontífice máximo, con poder tribunicio, cónsul por 5ª vez, padre de la patria, los aquiflavienses hicieron por su cuenta este puente de piedra”. La segunda columna relata que: “Imperando César Vespasiano Augusto, pontífice máximo, con poder tribunicio la décima vez, emperador la vigésima, padre de la patria, cónsul la novena vez, imperando también Tito Vespasiano César, hijo de Augusto, pontífice, con poder tribunicio por octava vez, emperador la décimocuarta, cónsul la septima (…) siendo legado de Augusto el propretor Caio Calpetano Calpetano Rancio Querinal Valerio Festo y siendo legado de Augusto en la Legión Septima, Decio Cornelio Meciano y procurador del mismo Augusto, Lucio Arruncio Máximo, la Legión Séptima Feliz y diez ciudades, a saber: los Aquiflavienses, los Aobrigenses, los Bibalos, los Coelernos, los Equesos, los Interamnicos, los Límicos, los Nebisocos, los Quarquernos y los Tamaganos (…)”. Al lado de las Caldas también se levanta otro puente, de época medieval, que servía para superar el pequeño cauce del riachuelo Rivelas.

Puente sobre el río Támega (Verín)
El paso del barrio de San Lázaro al casco urbano de Verín se hace a través de un puente construido en 1853, en la carretera que une Villacastín, provincia de Segovia, a Vigo. La leyenda nos habla de la existencia de un puente romano de la época de Trajano pero hasta hoy no es más que eso, pues no se hallaron en la zona vestigios algunos del puente. Por noticias documentales sabemos de la existencia de un puente que ordena arreglar en su época la condesa de Monterrei, Inés de Velasco y Tovar y que, hacia el año 1740 existía una moderna alomada de siete arcos (en otra parte se dicen seis) de 252 pies de largo y 13 de ancho que fue construida en tiempos de Felipe II. En 1795 es el duque de Alba (también conde de Monterrei) quien procede a reformar el puente. Al finalizar las obras, las crónicas ya nos hablan de un magnífico puente, con moderno sistema constructivo. Desde la incorporación de Verín al señorío de los condes, el paso del puente estaba regulado por un impuesto de pontazgo que se subastaba al mejor postor para su cobro.

 

Vídeo